Ceviche de Pescado

El pescado en su estado crudo no es consumible ya que puede causar indigestión y alergias graves a nuestro organismo, por lo que es necesario cocinarlo bien antes de comerlo. Sin embargo el pescado de carne blanca puede ser consumido crudo pero antes debe ser pasado por un proceso de cocción a base de limón. Cuando el ácido del limón entra en contacto con la carne del pescado ocurren una serie de reacciones, la primera es un cambio de color en la superficie de la carne y luego al comer la carne podemos evidenciar una textura COMPLETAMENTE DIFERENTE.

Lo que sucede es que el limón tiene un PH superior al del pescado y al entrar en contacto con éste último sucede algo llamado desnaturalización de las proteínas, fenómeno que es irreversible, es decir que el pescado no vuelve a su estado inicial.

Éste es un hermoso ejemplo de lo que sucede en nuestra vida cuando el Señor Jesús entra en nuestros corazones. Cuando llegamos a Él pasamos por el proceso de restauración que se asemeja al limón y el pescado, lo recuerdan? el primer cambio es percibido por los otros, te preguntan que te ha pasado?, te dicen: te noto diferente, no pareces el mismo! Porque vamos a la iglesia, vestimos y tal vez hablamos diferente, etc. Pero el cambio no es solo externo, en nuestro interior sucedió algo maravilloso, algo nos cambió por dentro, esto se llama nuevo nacimiento (Juan 3: 3-8). En éste momento nuestro corazón comienza a llenarse de esperanza y fé, declaramos las promesas que nuestro Señor nos regaló, actuamos con amor y misericordia hacia los demás, etc. Y por ultimo lo que sucede con el pescado le sucede a quien recibe a Jesús como su Señor y Salvador, no vuelve a ser nunca el mismo de antes. (2 Corintios 5:17). Permitámosle a Jesús entrar en nuestras vidas para que nos trasforme desde adentro, para ser renovados y prosperados por amor de Su Nombre. (Efesios 4: 22-24)

 

Ingredientes

Portiones para 8 raciones
  • 1 libra de pescado blanco cortado en cubos (sin espinas)
  • Jugo de 1 limón grande
  • 2 tomates picados en cubos pequeños
  • 1 cebolla blanca grande finamente picada
  • 1 cebollin finamente picado
  • 1 ají pimentón finamente picado
  • 1 ramito de cilantro fresco finamente picado
  • Perejil picado
  • Sal y pimienta al gusto
  • 4 cucharadas soperas de aceite de oliva
  • Vinagre

Preparación / 4 horas

  1. Mezclamos los cubos de pescado con el jugo de limón y lo dejamos refrigerar por espacio de 1 hora y media.
  2. Reservamos la mitad del jugo que ha quedado en el recipiente.
  3. Agregamos las verduras picadas, la sal y la pimienta al gusto.
  4. Mezclamos bien el aceite de oliva con el vinagre hasta que los ingredientes se encuentren bien integrados y se la agregamos al pescado dejándolo otras 2 horas más en el refrigerador.
  5. Retiremos de la nevera y dejamos reposar alrededor de 20 minutos antes de consumir.