Manzanas en tentación

Se habla que una de las frutas más apetecidas y deseadas es la manzana por su rico sabor y vistosos colores; y al anunciarla como postre después de una deliciosa cena, nuestros comensales no puden esperar. De igual manera nosotros deseamos que las bendiciones o promesas que Dios tiene para cada uno de nosotros no demoren y lleguen tan pronto las necesitamos. Vivimos afanados, tenemos prisa por saborear ese postre al final de la cena, o por recibir esa tan anhelada bendición. Las bendiciones que están por llegar estimulan nuestro diario vivir; sin embargo el Señor guardará su tiempo, Él nunca se adelanta; Él nunca se atrasa (Habacuc 2:3). La palabra de Dios no es letra muerta, Dios nunca retrae o cambia sus promesas, por el contrario éstas llegan en el momento propicio y oportuno de acuerdo a Su voluntad (Josué 23:14). Podemos estar seguros que así como un delicioso postre de manzana calma nuestros antojos, todas nuestras necesidades serán abastecidas por nuestro proveedor, el dueño del oro y de la plata. Te invitamos a descansar en Él, con la seguridad que recibirás esa bendición tan ahnelada en el tiempo perfecto de Dios.

Filipenses 4:19 «Mi Dios, pues suplirá todo lo que os falta conforme a sus riquezas en gloria en Cristo Jesús»

 

Ingredientes

Portionespara 4 raciones
  • 2 manzanas cortadas en rodajas
  • 4 cucharadas de mantequilla de maní
  • Nueces al gusto
  • Uvas pasas de Corinto al gusto

Preparación / 5 minutos

  1. Retiramos el centro de cada manzana con cuidado, procurando no partirla
  2. Untamos generosamente la mantequilla de maní sobre cada una
  3. Agregamos por encima las nueces y las uvas pasas
  4. Podemos degustarlas una por una o en forma de sándwich (ver foto)


Variantes

  1. Se puede mezclar la mantequilla de maní con Nutella o reemplazar la mantequilla de maní por crema de coco
  2. En lugar de nueces se puede espolvorear con coco deshidratado