Torticas de calabaza

Muchas veces no sabemos qué hacer con las calabazas, sobre todo en ésta época del año donde la encontramos en todas partes. Es bueno saber que éste es un vegetal ideal para consumir por su bajo contenido calórico, porque cuenta con una alta presencia de agua y una buena cantidad de fibra, características que ayudan a mejorar el estreñimiento y la retención de líquidos en las personas. Es decir, que nos ayuda a expulsar los residuos tóxicos de nuestro cuerpo.

Éste vegetal, al igual que la palabra de Dios, nos recuerda que debemos limpiar constantemente nuestro cuerpo y alma de aquellos pensamientos, sentimientos y actitudes que contaminan nuestra vida como el odio, dolor, pesimismo, desconfianza, miedos, etc. Cuidemos con celo nuestro cuerpo y nuestro corazón (alma), porque nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, y el Espíritu de Dios desea fluir constantemente de nuestro corazón como ríos de agua viva. Cada día expulsemos con determinación todo lo que nos contamina y obstaculiza la obra transformadora del Espíritu de Dios en nuestras vidas. Permitámonos experimentar ése maravilloso fluir!.

Proverbios 4 : 23 «Sobre toda cosa guardada guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.»

 

Ingredientes

Portionespara 4 raciones
  • 125 grs de harina tamizada
  • 300 grs de calabaza (ahuyama como la llaman en algunos países)
  • ½ cucharada de levadura
  • 2 huevos
  • Ralladura de cáscara de una naranja (podemos cambiarla por nuez moscada o pimienta)
  • 1 cucharada de pan rallado
  • Sal y azúcar al gusto

Preparación / 45 minutos

  1. Pelamos la calabaza, le quitamos las semillas, la cortamos en pedazos pequeños y la ponemos a hervir hasta que esté bien blandita.
  2. Separamos la clara de las yemas de los huevos, colocándolas en recipientes aparte. Montamos las claras y las reservamos para utilizarlas después.
  3. Hacemos un puré con la calabaza, triturándola bien con un tenedor o con una licuadora teniendo cuidado de reservar el agua porque la vamos a necesitar más tarde.
  4. En un recipiente, colocamos la harina haciendo un hueco en el centro (debe tener la forma de un volcán) y en éste agregamos la levadura, la sal, el azúcar, la ralladura de naranja y de pan así como las dos yemas de huevo.
  5. Amasamos todos los ingredientes para integrarlos en una sola masa homogénea y le vamos añadiendo poco a poco una parte del agua en la que cocinamos la calabaza (150 ml a 225 ml)
  6. A la masa anterior le añadimos el puré de calabaza y mezclamos muy bien hasta que la masa sea homogénea pero no aguada.
  7. Incorporamos las claras montadas suavemente ayudándonos con una espátula, hasta que éstas queden bien integradas en la masa. La consistencia de ésta masa no debe ser dura sino un poco líquida.
  8. Calentamos una buena cantidad de aceite en una sartén a fuego medio y cuando esté bien caliente depositamos un poco de masa con una cuchara y freímos las torticas volteándolas cuando estén doradas de cada lado. Las torticas deben flotar en el aceite.
  9. Al sacarlas, las colocamos en papel absorbente durante algunos minutos antes de degustarlas.


Variantes

  1. Podemos agregarle a la masa queso rallado (del más seco que puedan encontrar o parmesano) o jamón, antes de freír las torticas.
  2. Las podemos hacer en forma donuts haciéndoles también un huequito en la mitad al momento de ponerlas en el aceite. Para ello podemos ayudarnos de un cuchillo o con la mano.
  3. Algunas personas acostumbran rebosarlas en azúcar, bañarlas en miel o en sirop de érable, aunque ésto no es muy saludable.