Torta de yogurt

El yogurt es un alimento que aporta muchos nutrientes imprescindibles para la salud, ya que contiene altas dosis de vitaminas A y B que refuerzan los tejidos óseos. Además contienen microorganismos vivos llamados pro bióticos que estimulan el sistema inmune del cuerpo ayudando a combatir infecciones o gérmenes y disminuyendo la posibilidad de sufrir de alergias, depresión, stress y ansiedad.

Así mismo, a nivel espiritual podemos considerar la presencia del Espíritu Santo en nuestras vidas como el sistema inmune que nos defiende de las infecciones espirituales: la inmediatez de la vida actual, los múltiples compromisos, la pereza espiritual, el apego por lo material, por la moda, etc. En fin, el estilo de vida actual, administrado desde la carne, nos debilita espiritualmente. Es por ello que para fortalecer nuestra relación con Dios debemos consumir «pro bióticos espirituales» como degustar la palabra de Dios, alabarle, orar, congregarse, buscar una relación constante con Él, etc. Anhelemos de corazón obtener todos los nutrientes, vitaminas y minerales espirituales necesarios para gozarnos en Su presencia, escucharle, conocer Su voluntad y ser dirigidos constantemente por su maravilloso amor y poder.

Romanos 12 :2 «No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.»

 

Ingredientes

Portionespara 6 raciones
  • 1 yogurt natural formato personal (conservar el recipiente para medir los demás ingredientes)
  • 1 medida de aceite (utilizando el recipiente del yogurt)
  • 2 medidas de azúcar (utilizando el recipiente del yogurt)
  • 3 medidas de harina (utilizando el recipiente del yogurt)
  • 3 huevos
  • ½ sobre de levadura química
  • Azúcar pulverizada con sabor a vainilla
  • 1 pizca de sal

Preparación / 40 minutos

  1. Precalentar el horno a 200 °C (375 °F)
  2. En un bol, mezclar con un batidor manual todos los ingredientes hasta obtener una masa lisa y homogénea.
  3. Untar con mantequilla un refractario o molde y vertir en el la preparación.
  4. Hornear por 30 minutos aproximadamente, dependiendo del horno. Para verificar si la torta está lista aconsejamos utilizar un cuchillo, el cual introducimos en la mitad de la torta. Si al sacarlo, éste sale con mezcla pegada es porque la torta aún no esta lista y la dejaremos unos minutos más. Si por el contrario, el cuchillo sale limpio, es porque la torta está lista para sacarla del horno.