Colaciones escolares para niños

Sin llegar a ser una comida completa, las colaciones o meriendas que el niño(a) lleva a la escuela son un elemento importante de su alimentación porque contribuyen a su desarrollo físico e intelectual. En efecto, como complemento de las comidas, las colaciones brindan los nutrientes y vitaminas que el niño (a) necesita para mantener durante toda la jornada escolar la energía indispensable para concentrarse y aprender en clase; jugar, divertirse y socializar. Sin embargo, las colaciones deben ser sanas para que realmente le aporten al niño los beneficios deseados y sean así el complemento ideal de las comidas. Para ello, los padres pueden utilizar su creatividad combinando frutas, verduras, alimentos ricos en fibras, lácteos y carnes o sus sustitutos.

De la misma manera, el cristiano necesita de colaciones espirituales. No basta con un momento de oración diaria o un ayuno mensual, es necesario estar conectados al Señor en todo momento para tener la energía espiritual necesaria para hacer frente a las demandas de la vida y no desfallecer (Lucas 21:1; Efesios 6:18). Qué privilegiados somos al permitir que la palabra de Dios actué sobre nuestros corazones y mente en todo momento! Algunos de los ingredientes que podemos utilizar para nutrirnos espiritualmente son la biblia, la alabanza, la meditación de la palabra, la declaración verbal de sus promesas, etc. Algunos de los ejemplos de colaciones espirituales que podemos integrar a nuestra vida cotidiana son: cantarle una canción desde el fondo de nuestro corazón (Salmos 22:3), contemplar la creación de Dios con corazón agradecido (Salmos 19:1), tomar el tiempo para comprender la enseñanza que Dios tiene para nosotros en cada situación de nuestra vida, esforzarnos por ver a nuestros semejantes como los percibe Jesús: llenos de cualidades y potencialidades (apocalipsis 3:18), preguntarle al Señor como quiere que reaccionemos en cada situación, identificar el versículo o texto de la biblia que puede orientarnos en una decisión, tomar el tiempo para escuchar al Espíritu de Dios (Juan 10: 27-28; 6:13), etc. Te invitamos a degustar con alegría estas colaciones espirituales que nos ayudan a mantenernos firmes en la fé y victoriosos cada día.

«La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales.» (Colosenses 3:16)