Y ME SERÉIS TESTIGOS

Y ME SERÉIS TESTIGOS

Los primeros cristianos comenzaron a proclamar el evangelio y a multiplicarse gracias al Poder del Espíritu Santo que les fuera enviado del cielo, allá en pentecostés. Los discípulos, llenos de la presencia de Dios, impactaron sus generaciones y dejaron un legado de bendición que perdura hasta hoy.

Mensajes en esta serie
Sáb, Mar 28, 2015
por Rev. David Matczenko
1:19:58